Serrano ham

Online store of quality Spanish Serrano Ham.

Ham from Trevélez, Serón, Teruel or the Alpujarra

Active filters

Preguntas frecuentes

El jamón serrano es un producto calórico y puede aportar sobre 190 Kcalorías por 100 g si se le quita toda la grasa y se cosume sólo la parte magra, hasta 390 Kcalorías si se prefiere disfrutar con todo su sabor y su filete de grasa blanca.

Cual es el mejor jamón serrano es una pregunta frecuente y que no tiene una respuesta categórica, porque influye el aroma, grasa, sabor y el paladar de quien lo prueba. Muchas veces aquellos que resultan ganadores con concursos, que son piezas muy buenas, no terminan de gustar al público en general. Lo que sí podemos decirte es que con Jamón de Serón, de Trevélez, o de Teruel no te vas a equivocar.

El jamón serrano es un alimento sano y perfectamente compatible casi con cualquier dieta. Naturalmente no debes comer jamón serrano cada día, pero puede estar incluído dentro de un plan de nutrición equilibrado y adecuado a tus necesidades.

Proporciona proteínas de calidad, es rico en vitamina del grupo B, ácido fólico, y ácido oleico, que tiene un efecto regulador sobre el colesterol de nuestro organismo.

Tras la polémica de la OMS sobre la carne roja y los procesados, saltaban las alarmas sobre el jamón serrano. Por mucho que la OCU afirme que sí, que es procesado, podemos decir con total tranquilidad que el jamón serrano NO ES CARNE PROCESADA. Nadie en su sano juicio puede poner un pernil con su proceso de salado y curación natural, como los que tenemos de Serón, Trevélez o Teruel, al nivel de unas salchichas, o peor aún, salchichas tipo frankfurt donde la carne lleva todo tipo de desperdicios, y encima procesados. O el jamón dulce, por ejemplo, que claramente está procesado de forma no natural.

El jamón serrano es un alimento muy completo que proviene de las patas traseras de cerdo, o delanteras en caso de las piezas llamadas paletas o paletillas, y que se somente a un proceso de salado o salazón y curación, normalmente secado al aire de forma natural en secaderos de montaña. Al ser carne directamente curada con sal, no podemos hablar de carne procesada, como sí ocurre con el jamón York o jamón dulce.

Es una tradición muy antigua de España, que se inició para poder conservar la carne, y su nombre viene de sierra, ya que el clima de las sierras o montañas es el ideal para curarlo.

El jamón serrano se obtiene de las patas traseras del cerdo blanco. Después de limpiarlo, se entierra en sal y posteriormente se cuelga para que se seque con el aire de las montañas de forma natural.

Se llama paleta o paletilla cuando se usan las patas delanteras del cerdo.

El secreto del jamón está en la moderación. Si comemos este alimento de forma ocasional, entre tres y cuatro veces por semana y en cantidades moderadas, su consumo puede estar dentro de un plan de nutrición equilibrado, completo y saludable.

Durante mucho tiempo ha existido el debate sobre si las mujeres embarazadas podían comer o no jamón, debido a la toxoplasmosis. La respuesta es sí, pueden consumir jamón con seguridad aunque mejor que compren aquellos que presentan una curación elevada de al menos 14 meses, ya que a partir de esta curación el parásito ya no está activo.

¿Cuantas calorías tiene el jamón serrano?

El jamón serrano es un producto calórico y puede aportar sobre 190 Kcalorías por 100 g si se le quita toda la grasa y se cosume sólo la parte magra, hasta 390 Kcalorías si se prefiere disfrutar con todo su sabor y su filete de grasa blanca.

¿Cuál es el mejor jamón serrano?

Cual es el mejor jamón serrano es una pregunta frecuente y que no tiene una respuesta categórica, porque influye el aroma, grasa, sabor y el paladar de quien lo prueba. Muchas veces aquellos que resultan ganadores con concursos, que son piezas muy buenas, no terminan de gustar al público en general. Lo que sí podemos decirte es que con Jamón de Serón, de Trevélez, o de Teruel no te vas a equivocar.

¿Es bueno el jamón serrano para la dieta?

El jamón serrano es un alimento sano y perfectamente compatible casi con cualquier dieta. Naturalmente no debes comer jamón serrano cada día, pero puede estar incluído dentro de un plan de nutrición equilibrado y adecuado a tus necesidades.

Proporciona proteínas de calidad, es rico en vitamina del grupo B, ácido fólico, y ácido oleico, que tiene un efecto regulador sobre el colesterol de nuestro organismo.

¿Es el jamón serrano carne procesada?

Tras la polémica de la OMS sobre la carne roja y los procesados, saltaban las alarmas sobre el jamón serrano. Por mucho que la OCU afirme que sí, que es procesado, podemos decir con total tranquilidad que el jamón serrano NO ES CARNE PROCESADA. Nadie en su sano juicio puede poner un pernil con su proceso de salado y curación natural, como los que tenemos de Serón, Trevélez o Teruel, al nivel de unas salchichas, o peor aún, salchichas tipo frankfurt donde la carne lleva todo tipo de desperdicios, y encima procesados. O el jamón dulce, por ejemplo, que claramente está procesado de forma no natural.

¿De donde viene el Jamon Serrano?

El jamón serrano es un alimento muy completo que proviene de las patas traseras de cerdo, o delanteras en caso de las piezas llamadas paletas o paletillas, y que se somente a un proceso de salado o salazón y curación, normalmente secado al aire de forma natural en secaderos de montaña. Al ser carne directamente curada con sal, no podemos hablar de carne procesada, como sí ocurre con el jamón York o jamón dulce.

Es una tradición muy antigua de España, que se inició para poder conservar la carne, y su nombre viene de sierra, ya que el clima de las sierras o montañas es el ideal para curarlo.

¿Cómo se hace el jamón serrano?

El jamón serrano se obtiene de las patas traseras del cerdo blanco. Después de limpiarlo, se entierra en sal y posteriormente se cuelga para que se seque con el aire de las montañas de forma natural.

Se llama paleta o paletilla cuando se usan las patas delanteras del cerdo.

¿Es saludable el jamón serrano?

El secreto del jamón está en la moderación. Si comemos este alimento de forma ocasional, entre tres y cuatro veces por semana y en cantidades moderadas, su consumo puede estar dentro de un plan de nutrición equilibrado, completo y saludable.

¿Pueden las embarazadas comer jamón?

Durante mucho tiempo ha existido el debate sobre si las mujeres embarazadas podían comer o no jamón, debido a la toxoplasmosis. La respuesta es sí, pueden consumir jamón con seguridad aunque mejor que compren aquellos que presentan una curación elevada de al menos 14 meses, ya que a partir de esta curación el parásito ya no está activo.