Jamón Ibérico de Bellota

Entre nuestra oferta de jamón ibérico de bellota podrá comprar piezas de diferentes fabricantes y presentaciones, un exquisito producto que puede consumirse en cualquier época y bajo cualquier pretexto. Jamones de bellota de Guijuelo, Extremadura, Jabugo o Pedroches. Con pata, deshuesado o loncheado. Y directamente a su casa sin molestias.

Filtros activos

Más información sobre Jamón Ibérico de Bellota

Comprar jamón ibérico de bellota

Comprar jamón ibérico de bellota para disfrutar de un evento, una fiesta, o simplemente para consumo en casa es una gran elección para que la comida sea un éxito. Se puede comprar en pieza con pata, deshuesado o bien loncheado para empezar a degustarlo lo antes posible.

Comprar un jamón ibérico de bellota con pata para cortarlo uno mismo, requiere de tener un buen cuchillo jamonero y un jamonero acorde al peso de tu jamón. También es importante tener conocimientos de cómo cortar un jamón para aprovecharlo al máximo, conservarlo adecuadamente si no se consume en el día, y hacer el corte de forma segura sin accidentes.

Si se opta por comprar jamón ibérico de bellota loncheado y envasado, por un lado no te complicas con cortes, y por otro lado lo conservas cómodamente en la nevera, y lo consumes según necesitas. Sólo dejarlo abierto 15 minutos a temperatura ambiente antes de comerlo, y a disfrutar.

Comprar jamón ibérico de bellota deshuesado es ideal si tienes una máquina de lonchear, útil en restaurantes según que platos tengan en su carta, o bien quieres cortarlo en taquitos, por ejemplo para cocinar.

El jamón ibérico de bellota se diferencia del jamón ibérico de cebo en que los cerdos de los que procede suelen ser de raza pura ibérica, o 100% ibérico como suele decirse, y que la alimentación en la fase final de engorde se basa en bellotas, hierbas y otros pastos que encuentran a su paso en las dehesas.

Los cerdos ibéricos para jamón de bellota, suelen además vivir en libertad, de forma que mientras recorren las montañas buscando las preciadas bellotas, ejercitan intensamente la musculatura de las patas. Esto tiene otro efecto en la carne del jamón, y es que la grasa se ha infiltrado muy bien en las fibras musculares, conformando así un jamón de mejor calidad.

El jamón ibérico de bellota además de ser un estandarte de la gastronomía española, y ser uno de los productos gourmet más deseados, posee también unas cualidades nutricionales únicas. A los cerdos ibéricos suele llamárseles “olivos con patas” debido a la gran cantidad de ácidos grasos monoinsaturados, especialmente el oleico, que contiene su carne. Algunos estudios afirman incluso que tiene efectos positivos de protección frente a enfermedades cardiovasculares. Otros nutrientes que encontramos en el jamón ibérico de bellota son las vitaminas B1, B2, B3, E y minerales como hierro, calcio, fósforo, cinc y potasio.

Pero el mejor argumento es su sabor, su textura y su aroma. Un buen jamón ibérico de bellota no es sólo comer, es arte en un plato, es el trabajo de años de un maestro jamonero.